Cómo preparar un buen té ?

Esto ha sido visto 3 veces !

El té (Camellia sinensis) es una bebida milenaria originaria del sur de China, que se ha convertido en un símbolo cultural y empleado con fines medicinales.

Actualmente, se calcula que cerca de dos tercios de la población mundial toman té diariamente.

A continuación damos algunos consejos sobre cómo consumir correctamente esta bebida:

Escoger un buen té:

Lo más importante para preparar un auténtico té es escoger un proveedor de calidad.

En los países occidentales está muy extendido el uso de bolsitas de té, porque son cómodas y rápidas de preparar. Sin embargo, la mayoría de bolsitas de té que podemos comprar en los supermercados habituales son de muy baja calidad ya que contienen “polvo de té”, es decir, partículas de hoja muy pequeñas, que no conservan el auténtico aroma de la planta.

Los expertos en té, recomiendan comprarlo en una tienda especializada, con buenos tés y de buena calidad. Éstos se infusionan y después se cuelan.

En caso de querer bolsitas de infusión, se aconseja escoger una marca con garantía de calidad.

Preparación correcta del té:

– Infusionar a 80 – 90ºC una cucharadita de hojas de té (2 – 4g.).

– Tapar y dejar reposar entre 2 y 7 minutos, según el tipo de té.

La temperatura de infusión:

El té se debe someter al agua caliente porque de esta manera libera en el agua todos sus componentes y aromas. El té nunca se debe infusionar con agua hirviendo ya que se destruirían estos componentes y se perderían aromas.

Los expertos saben que cada tipo de té tiene una temperatura específica:

– El té negro, el té rojo, el té Oolong y la infusión Rooibos se deben infusionar a una temperatura de 90 – 95ºC. Esta es la temperatura a la que se infusionan la mayoría de hierbas medicinales, antes de que el agua entre en ebullición.

– El té blanco y el té verde son más delicados y se deben infusionar a 70ºC para conservar todas sus propiedades.

El tiempo de reposo:

Durante los primeros 1 – 2 minutos se libera el 75% de la cafeína del té. Los minutos después se van liberando los taninos y otros polifenoles como teaflavinas y tearubiginas, dando a la infusión un sabor poco más amargo y astringente, así como un color más rojizo.

No se recomienda dejar más de 5 minutos un té reposando, ya que tendría un sabor muy fuerte y amargo, sobre todo si se trata de un té negro.

Cada tipo de té tiene un tiempo de infusión recomendado:

Tipo de té Tiempo de reposo
Té blanco 5 – 7 minutos
Té verde 2 – 3 minutos
Té azul (Oolong) 3 minutos
Té rojo (Pu-Erh) 3 minutos
Té negro 5 minutos
Rooibos 5 – 7 minutos

¿ Té frío o caliente ?

Algunos tés se pueden beber en caliente y en frío. La única diferencia reside en que, si lo tomamos frío, debemos añadir el doble de cantidad de té en la infusión, y servirla en un vaso con hielos.

Tés calientes:

(Estos tés no suelen tener buen sabor fríos debido a su astringencia)

– Té negro

Té Oolong

Tés que se pueden beber fríos y calientes:

Té blanco

Té verde

Té rojo

– Rooibos

 

Compartir

Deja un comentario